Ingesta de cafeína no está prohibida para las mujeres de la tercera edad

Así lo demuestra un estudio realizado por un equipo de expertos –entre quienes figura una académica de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP-, el que podría publicarse en una prestigiosa revista ISI internacional. 

“Siempre habíamos tenido la duda acerca de la recomendación de los expertos en el sentido de disminuir el consumo de la cafeína en los pacientes incontinentes. Pero no había nada publicado al respecto y eso fue lo que nos motivó a iniciar la búsqueda bibliográfica”, así recuerda la Mat. Cristhel Fagerström, de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP, los primeros pasos de una investigación que se inició a fines de 2013 y que se prolongó por casi tres años.

“Encontramos artículos muy básicos, muy cortos. Fue tan bueno lo que logramos armar, que nos impulsó a presentarlo en varios congresos y revistas científicas, incluso una publicación internacional”, agrega. De hecho, en junio de 2014, la académica Especialista en Piso Pélvico de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) viajó a Dublín para exponer estos contenidos en un congreso, con gran aceptación de parte de colegas provenientes de diversos países europeos y de Estados Unidos.

Mat. Cristhel Fagerstrom

Otro aliciente para que la Mat. Cristhel Fagerstrom y sus socios intelectuales –Mat. Marcela Gurovich, de la Universidad de Chile, y. Klga. María José Prieto junto con el Dr. Hugo Sánchez, estos últimos del Instituto Nacional de Tecnología de los Alimentos (INTA)- dieran el gran paso: buscar una revista ISI que se interesara en publicarlo. La versión final en inglés, mejorada con las observaciones recibidas de vuelta de correo por parte de algunas publicaciones, vio la luz en septiembre de este año.  Ya para octubre tuvieron una oferta concreta. La “International journal of women’s health and wellness” aceptó publicar la investigación bajo el título “Recommendations for caffeine intake reduction in women with urinary incontinence: a systematic review of literature” (“Recomendaciones para la reducción de la ingesta de cafeína en mujeres con incontinencia urinaria: una revisión sistemática de la literatura”, en español). Esto ocurriría en el número de diciembre de este año o de enero de 2017, siempre que los autores logren el financiamiento de los costos de publicar, para lo cual tiene plazo hasta el mes entrante.

Primera página del artículo para una prestigiosa revista ISI internacional, aún inédito.

“Publicar en una revista internacional de alto impacto como ésta -que tiene calificación ISI de 2,61- es la guinda de la torta para cualquier docente o investigador. Es algo que muchos buscamos y que, rara vez, se logra. Ha sido un trabajo en equipo arduo, reuniéndonos periódicamente a lo largo de estos años para hacer mejoras a los contenidos. En lo personal, es una experiencia fabulosa, que nos enorgullece a todos y a mí en particular, ya que sería mi primera publicación en una revista extranjera”, expresa la Mat. Cristhel Fagerstrom.

Sobre la trascendencia de este tema, la experta de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP plantea la necesidad de desmitificar el tratamiento de esta enfermedad que afecta, sobre todo, a las mujeres de la tercera edad, más aún cuando el envejecimiento de las personas en nuestro país ha aumentado, según las estadísticas. “Nuestro aporte es bien concreto: no hay que privar al adulto mayor de la ingesta de ciertos alimentos como el café, el té o el mate –o cualquier otro que tenga cafeína- , porque en lo concreto no aumenta la sintomatología de la incontinencia urinaria, siempre que este consumo no sobrepase las 8 tazas al día. Sobre esta cantidad, ya estás en riesgo de desarrollar la incontinencia urinaria, que –se estima- afecta al 30% de este sector de la población, lo que es una prevalencia muy alta”.

Actualmente, la Mat. Cristhel Fagerstrom y otra colega de la Universidad de Chile, experta en adulto mayor, trabajan en una nueva investigación relacionada con la incontinencia urinaria y calidad de vida en adultos mayores. “Estamos en la etapa de investigación. Ya tenemos el material bibliográfico y una base de datos que es la más grande que tenemos a nivel nacional, con 4.186 adultos mayores, lo que la convierte en una muestra probabilística con representación nacional”, sostuvo. De acuerdo con la experta, entre marzo y abril del próximo año debería concluir esta instancia para gestionar, luego, su publicación idealmente en una revista internacional, en el transcurso del segundo semestre.

Artículo de Mat. Cristhel Fagerstrom et al.