Unificar criterios de cuidados y atención del recién nacido

Objetivo del curso taller organizado por la Escuela de Obstetricia y Neonatología para TENS de hospitales San Borja Arriarán y El Pino.

“Esta capacitación permitirá que el Técnico de Enfermería de Nivel Superior (TENS), integrado al equipo de Neonatología, brinde los cuidados que necesita el recién nacido hospitalizado, de acuerdo con su rol, con conocimiento actualizado, habilidad y respeto, cautelando en todo momento la calidad y seguridad de la atención, de acuerdo a la misión de la institución”. De esta manera definió la Mat. Patricia Duarte, Coordinadora del curso-taller, el objetivo de esta primera versión que la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP organizó en sus instalaciones para personal paramédico de los hospitales San Borja Arriarán y El Pino.

Mat. Ingrid Machting y Prof. Juan Ortiz, con las internas Constanza Pereira y Daniela Fierro.

Mat. Ingrid Machting y Prof. Juan Ortiz, con las internas Constanza Pereira y Daniela Fierro.

La parte teórica estuvo a cargo no sólo de docentes del mencionado programa -como las matronas (es) Rosa Niño, Juan Ortiz, Víctor López, además de las internas de 5º año, Daniela Fierro y Constanza Pereira-, sino también de sus colegas Ingrid Machting, María Elena Armijo y Jael Fernández, junto con el kinesiólogo Paulo Zeidler, todos provenientes de los dos campos clínicos señalados. Los temas abordados fueron los conflictos éticos del equipo de salud en la atención del recién nacido, los cuidados basados en el neurodesarrollo y en el ambiente terapéutico neonatal y la ergometría y pausas saludables en el puesto de trabajo.

En tanto, la parte práctica –que se realizó en el laboratorio de especialidad- consideró estaciones de simulación tipo OSCE (Evaluación Clínica Objetiva y Estructurada, en español), además de resolución de problemas tipo TBL (Team Based Learning). En Reanimación Cardio Pulmonar (RCP) neonatal, se trabajó el rol del técnico paramédico en la preparación de la unidad de atención inmediata para reanimación,  ventilación a presión positiva,  masaje cardíaco, adrenalina y expansión de volumen. Por su parte, el manejo del ambiente terapéutico neonatal se desarrolló con casos clínicos de recién nacidos en incubadora y el “método canguro” con sus padres. La tercera parte –y final- consistió en actividades kinésicas en el puesto de trabajo para disminuir el agotamiento postural.

Matronas María Elena Armijo y Jael Fernández durante la parte teórica del curso taller.

Matronas María Elena Armijo y Jael Fernández durante la parte teórica del curso taller.

La Mat. Patricia Duarte, Coordinadora del curso-taller “Tópicos en la atención integral del recién nacido hospitalizado”, valoró el aporte de esta clase de iniciativas conjuntas. Al respecto, mencionó: “La alianza docente asistencial entre campo clínico y nuestra Escuela estrecha los lazos de cooperación mutua y vincula a nuestra institución con el medio. Observamos, por otro lado, que la capacitación del equipo es una necesidad permanente y pocas veces recogida por las universidades para dar respuesta a la capacitación  del personal paramédico, siendo éste  un integrante del equipo fundamental en neonatología y muy acogedor con nuestras estudiantes”.

Dado lo anterior, a juicio de la Coordinadora del curso, es altamente probable que este año se repita esta iniciativa, pero convocando a otros centros hospitalarios y con un carácter multiestamental, con participación de técnicos y profesionales. “En la capacitación de adultos se deben tomar en cuenta los diferentes componentes de la persona, sin desconocer el contexto socio cultural, cargado de experiencias. La tarea educativa desafía a los proveedores a usar metodologías facilitadoras del pensamiento crítico, la autogestión, la creatividad, el mejoramiento de sus prácticas laborales y su autorrealización”, sostuvo.