Se titula 13° generación de la Escuela de Enfermería UDP

Durante la ceremonia, en la que se otorgaron diversos reconocimientos por desempeño académico, los 91 egresados recibieron sus diplomas y prestaron juramento profesional.

“Decidir convertirse en una enfermera o enfermero es más que una decisión de carrera, es una decisión sobre la manera en la que vas a enfocar tu vida en general. El compromiso de la enfermería comienza desde que te inscribes en las clases de pregrado hacia tu título de enfermería, y continúa a lo largo de tu carrera hasta la jubilación y más allá de ella. Por eso, el compromiso de la enfermería puede desglosarse en las “tres E”: educación para mantenerse siempre actualizado en los conocimientos; energía física, mental y emocional para sobrellevar los días y las noches en nuestros trabajos y empatía con compasión, que es esa capacidad de ponerse en el lugar del otro y movilizar todos los recursos por el otro”.

Palabras que la EU Pamela Torres, Directora de la Escuela de Enfermería UDP, dirigió a los 91 egresados que el pasado jueves 24 de enero, en el auditorio de postgrado de la Facultad de Economía y Empresa, en Huechuraba, recibieron los diplomas que los acreditan como la 13° generación de nuevos profesionales de esta carrera del área de la salud. Además de la Directora, en esta instancia de la ceremonia participó el resto del Equipo Directivo, integrado por la EU Irella Vergara, Secretaria Académica; EU Ingrid Allers, Secretaria de Estudios; y Ana María Calderón, Coordinadora de Campos Clínicos.

Luego de la toma del juramento profesional, comenzó la entrega de los premios que, al igual que el año pasado, se acompañó con una firma en el Libro de Honor para dejar testimonio del momento. Por segundo año consecutivo, el Premio de Excelencia Académica –que “distingue al estudiante que haya obtenido el mayor rendimiento de su promoción”- recayó en dos egresados, Solange Mancilla Acevedo y Felipe Rivera Barrueto. Más adelante, se conoció a la ganadora del Premio Valores de la Enfermería en la UDP, mediante el cual se honra “el compromiso y la responsabilidad social, liderazgo, compasión y ética profesional”, adjudicándose a Camila Mellado Riffo. Por último, se concedieron tres distinciones en áreas relevantes de la gestión del cuidado, como son en el adulto, pediátrico y en la comunidad, recayendo en Felipe Rivera Barrueto, Camila Mellado Riffo y Camila Herrera Ramírez, respectivamente.

La ceremonia de titulación culminó con el discurso de Alejandra Ñancupil Sandoval, quien en nombre de sus compañeros de promoción se refirió a la profunda vocación de servicio que inspira la carrera. Al respecto, afirmó: “La enfermería no es una simple carrera. La enfermería es una vocación. Es un profesional que se hace de corazón. La enfermería es una labor en la que, constantemente, las emociones y el temple son puestos a prueba; en la que, tras intensas jornadas de trabajo, el cuerpo, la mente y el espíritu son llevados al límite y la única recompensa es la vida de las personas que hemos tocado, nuestros pacientes y su familia. En la enfermería, las cosas más simples tienen un gran valor. Una sonrisa, un ‘gracias’ o una mirada de agradecimiento han valido cada minuto del esfuerzo realizado”.

Al igual que el año pasado, se leyeron públicamente algunos mensajes escritos para los egresados por los docentes de la Escuela de Enfermería UDP y se exhibió un diaporama con los momentos más significativos para la 13° generación de egresados.

91 egresados conforman la 13° generación de la Escuela de Enfermería UDP.
EU Pamela Torres, Directora de la Escuela de Enfermería UDP, quien -además del discurso- entregó algunos diplomas y tomó el juramento a los nuevos profesionales de la salud.
Los 91 egresados prestaron juramento profesional, en una ceremonia que consideró, además, la entrega de cuatro premios por méritos académicos.