“Pese a lo poco que tienen y a la precariedad en que viven, los haitianos son felices”

A las 18.30 horas de este lunes, en el Auditorio de la Biblioteca Nicanor Parra, se presentará el libro “Ayiti cheri. Mis días en Haití”, de la Dra. Natalia Arancibia, en el cual plasmó su experiencia de 6 meses como voluntaria de América Solidaria en ese país del Caribe.

En 2001 se tituló de odontóloga en la Universidad de Chile. Pero no fue hasta 2010 que la Dra. Natalia Arancibia materializó el llamado a la vocación social, cuando fue aceptada por América Solidaria para trasladarse a Haití durante 6 meses. El viaje estuvo a punto a cancelarse, debido al terremoto que, el 12 de enero de ese año, remeció al país, dejando prácticamente todo por el suelo. Sin embargo, ella y los otros integrantes del equipo -dos médicos y una matrona- perseveraron en la idea de sumarse a este proyecto, con más entusiasmo y vocación que recursos e infraestructura.

“Un día vi que estaban promocionando América Solidaria en la televisión, aunque en rubros que nada tenían que ver ni con la odontología ni con el área de la salud, mostrando la experiencia de profesionales en Perú o en Ecuador. Me dije: ´Esto tengo que hacerlo´. Y averigüé. Estaban necesitando odontólogos para el 2010. Postulé. Después de un largo proceso, me seleccionaron. Por entonces,  ya estaba trabajando. Fue una locura. En esa época, era un poco arriesgado irse a Haití porque se conocía poco del país”.

Días antes, la Dra. Natalia Arancibia conoció a los otros voluntarios de esta aventura, con quienes se instaló en una casa en las afueras de Puerto Príncipe, la cual compartían también con dos haitianos. Desde allí se trasladaban a diario –y en bicicleta- hasta el Consultorio, donde -según la actual docente de las asignaturas de Patología General, Patología Oral I y Clínica de Endodoncia en la Escuela de Odontología UDP– todo era precario.

“Nuestra llegada fue en condiciones muy adversas. Empezamos a aprender el idioma creole estando allá, mientras simultáneamente atendíamos. La verdad, allá es muy compleja la organización porque hay mucha gente que necesita atención y pocos centros de salud. Fue difícil al principio. Luego, agarramos personalidad, como se dice, y aprendimos el idioma, y ya comencé a sentirme segura. ´Sé manejar esto. Sé hablar su idioma´. Esa experiencia la plasmé en un capítulo que se llama justamente ´Empoderada´”.

A causa del calor sofocante, la jornada laboral en el consultorio partía temprano, a las 7 de la mañana. Y, aunque sabía de antemano las limitaciones, la Dra. Natalia Arancibia se las ingenió para poner valor agregado a su quehacer profesional. “Cuando me fui, me dijeron enseguida: ´Tú vas sólo a sacar dientes´, lo que me frustró un poco porque, después de haber hecho mi especialidad en Endodoncia, quería salvarlos todos. Pero, la verdad es que no se podía hacer mucho y eso fue, para mí, una dificultad. Pero, si quería hacer una restauración, por ejemplo, tenía que ingeniármelas con lo que había. Sin embargo, pudimos hacer educación a niños y embarazadas, lo que fue muy gratificante”.

UNA LARGA GESTACIÓN EDITORIAL

Estas vivencias, junto a otras ocurridas entre febrero y agosto de 2010, quedaron plasmadas en Ayiti cheri. Mis días en Haití, publicado por RIL Editores y cuya presentación se realizó los primeros días de noviembre, en el contexto de la Feria Internacional del Libro de Santiago 2017. “La idea de escribir el libro surgió estando allá. Me llevé un computador chiquitito, que funcionaba más o menos. Decidí comenzar a escribir porque me dije: ´Se me va a olvidar todo esto´. Lo desarrollé como un diario de vida. Después, fui integrando los emails que enviaba a mis amigos y a mi familia. Cuando llegué de vuelta, me dije: ´Esto lo voy a escribir´, pero pasaron los años y lo dejé, hasta que en las vacaciones de este año, me senté a escribir y, finalmente, lo terminé”.

Con palabras de Benito Baranda, ex director nacional social del Hogar de Cristo y ahora director de América Solidaria, este libro de 104 páginas fue concebido por la Dra. Natalia Arancibia como un relato a partir de su interacción profesional, humana y cultural con los haitianos. “Mi libro es un resumen de cada experiencia, agotadora pero al mismo tiempo intensa y maravillosa, con el pueblo haitiano, tan atacado dentro de muchas áreas y que, sin embargo, es capaz de salir adelante con lo poco que tienen, con la precariedad con que viven. Y, a pesar de ello, la gente es feliz”.

Asimismo, de esta experiencia nació en 2015 la Fundación Endodoncia, instancia a través de la cual la Dra. Natalia Arancibia ha tratado de motivar a los jóvenes “para que quieran hacer algo y entender que no estamos atados de manos para mejorar nuestro entorno”.

Dra. Natalia Arancibia, autora de "Ayiti Haiti. Mis días en Haití" (RIL Editores).

Dra. Natalia Arancibia, autora de “Ayiti cheri. Mis días en Haití” (RIL Editores).

Si bien el libro se publicó este año, recopila una serie de vivencias de la autora acaecidas entre febrero y agosto de 2017 en Puerto Príncipe, la capital de Haití, durante su participación en el voluntariado social de América Solidaria.

Si bien el libro se publicó este año, recopila una serie de vivencias de la autora acaecidas entre febrero y agosto de 2017 en Puerto Príncipe, la capital de Haití, durante su participación en el voluntariado social de América Solidaria.