Los cuatro pilares que sostienen la primera generación de titulados

Formación en las áreas de neonatología, ecografía, gestión y humanización del parto confieren un valor agregado a las primeras 25 matronas y 1 matrón de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP.

En 2012, 63 estudiantes se matricularon en el 1° año de la debutante Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP. Cinco años después, 26 recibieron sus diplomas en que se les reconoce como nuevos profesionales de esta área de la salud. “En lo personal, es bien fuerte la sensación al ver concluir un ciclo que partió como un proyecto en el que se trabajó muy duro, colocando todas las ganas, las fuerzas, y que -pese al desgaste personal, familiar y laboral- tuvo buenos frutos. Eso es lo mejor de finalizar este primer ciclo, que tiene un significado especial para todos nosotros como equipo”, afirma la Mat. Mimy Mayol, Directora de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP.

Razones para estar orgullosos hay de sobra, porque muchos se quedaron trabajando en los campos clínicos donde hicieron su pasantía, ya que fueron positivamente valorados respecto de sus pares. “Desde un principio, se planteó como sello diferenciador del pregrado formarlos en la neonatología, al igual que entregarles herramientas en ecografía, lo que, al menos hace cuatro años, no se hacía en las escuelas existentes, porque se daba como postgrado. También incorporamos muy fuerte la gestión, tema que a las matronas históricamente no nos ha gustado mucho, pero del que acá egresaron bien preparados. Además, la humanización, en el sentido de respetar a las mujeres y de entenderlas en una etapa en la que están muy sensibles, viviendo un proceso muy fuerte en lo personal y sabiendo respetar sus necesidades y deseos, aunque sin poner en riesgo ni sus vidas ni las del recién nacido. Esto, en el entendido de que serán los agentes de cambio en las instituciones de salud”, sostiene la máxima autoridad de este programa.

Sello diferenciador que tempranamente se notó en los campos clínicos, desde el momento en que comenzaron sus prácticas con atención de pacientes. Al respecto, comenta: “Los profesores que estuvieron con ellos hablaron siempre de que marcaron una diferencia, porque, pese a que eran estudiantes de 3° año, en verdad parecían de 5°, como si fueran efectivamente mucho más avanzados, lo que se tomaron muy en serio. Por otro lado, nosotras les hicimos muchas veces hincapié en lo importante que era esta primera generación, porque finalmente marcaría un antes y un después para los estudiantes de la Universidad Diego Portales”.

Pese a lo positivo del balance y a la buena recepción de los egresados en el mundo laboral, la Directora de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP adelanta que están considerando replantear las evaluaciones de las asignaturas correspondientes a la especialidad, para asegurar que los conocimientos adquiridos teóricamente se implementen de la mejor manera en la práctica, que los estudiantes realizan en los campos clínicos a partir de 2° año.

Esta primera generación de titulados también dejó en evidencia la necesidad de desarrollar el postgrado. De hecho, hay dos diplomados en carpeta listos para, previa aprobación de Vicerrectoría, dictarse a partir de 2018, incluso de forma simultánea, ahora que se ha concluido con el primer ciclo del pregrado. “Uno es en cuidado de manejo del recién nacido crítico y, el otro, es de ecografía, no sólo obstétrica, sino también ginecológica. Son temas que, además, van absolutamente de la mano con el sello que tenemos en la Escuela, que es la neonatología y la ecografía. Es posible que partir con los dos sea complejo. Pero los profesores que tenemos están muy motivados, así es que aún tenemos que analizar el escenario”, explica.

Otro tema asociado es la acreditación de la carrera, a la que se puede optar sólo cuando un programa genera egresados. Para la Mat. Mimy Mayol, comenzar este año con el proceso de autoevaluación -para someterse en 2018 a la acreditación- le parece inconveniente. Más bien es de la idea de retrasar ambos procesos un año, tema en el que –afirma- cuenta con el respaldo de las autoridades de Casa Central. “Personalmente, me parece que tener sólo una promoción afuera es un poco apresurado. ¡Es una promoción y, además, son tan pocos! En conversaciones con Vicerrectoría –ya que no es una decisión que tomamos nosotros, como Escuela, en solitario-, vimos que esto se tendría que hacer desde el 2018, comenzando con la autoevaluación para después, en el 2019, presentarnos en la acreditación. Para entonces, ya tendríamos 3 generaciones en el mercado”, concluye.

Mat. Mimy Mayol, Directora de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP.

Mat. Mimy Mayol, Directora de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP.

25 egresadas y 1 egresado conforman la 1° generación de titulados de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP. Equipo Directivo de este programa junto a la Decana Yasna Carrión y los nuevos profesionales.

25 egresadas y 1 egresado conforman la 1° generación de titulados de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP. En la fotografía, el Equipo Directivo de este programa, junto a la Decana Yasna Carrión y los nuevos profesionales.

Cuerpo docente de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP, incluyendo a la Mat. Daniela Tupper, quien hasta enero de este año fue Secretaria de Estudios de este programa.

Cuerpo docente de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP, incluyendo a la Mat. Daniela Tupper, quien hasta enero de este año fue Secretaria de Estudios de este programa.