Agentes físicos se utilizan para tratar el dolor e inflamaciones

La corriente eléctrica, el calor y el frío son elementos terapéuticos que los estudiantes de 4° año aprenden a utilizar, en el Laboratorio de Fisioterapia, para aplicarlos en sus futuros pacientes.

Con la puesta en funcionamiento del Laboratorio de Fisioterapia en marzo de este año, que se suma a los de Fisiología del Ejercicio, Movimiento Humano y Kinesiología, se completa la infraestructura considerada en el proyecto original de la Escuela de Kinesiología perteneciente a la Facultad de Salud y Odontología de la Universidad Diego Portales (UDP). Gracias a lo anterior, hoy se posicionan entre las mejores del área de la salud, considerando equipamiento tecnológico e infraestructura, según el Klgo. Roberto Urzúa, Director de la mencionada unidad académica.

“Creemos que hay un nivel alto de satisfacción de nuestros estudiantes en relación a su Escuela. Por lo tanto, nos sentimos muy contentos porque hemos respondido de la mejor forma al compromiso que nosotros asumimos con nuestros estudiantes desde el primer día”, sostiene la autoridad.

Como parte del inventario del Laboratorio de Fisiología figuran equipos en sus más recientes versiones, entre los que sobresalen de corrientes terapéuticas, electroestimuladores y de electroanalgesia (los llamados TENS o Transcutanean electrical nervous stimulation), al igual que de terapia combinada, donde lo esencial es utilizar la corriente eléctrica en conjunto con el ultrasonido para manejar la inflamación y el dolor. Asimismo, hay compresas húmedo-calientes y elementos de crioterapia para realizar tratamientos ya sea por medio del frío o del láser. Por otro lado, se cuenta con equipos de ultratermia y de microondas, éste último para agitar las particular de agua, generando calor y -por ende- analgesia.

“En este laboratorio, los estudiantes aprenden a utilizar los agentes físicos, como el calor o el frío, con un fin terapéutico que tiene como propósito fundamental el manejo del dolor y de la inflamación. Muchas veces, también, estos agentes se emplean para reeducar la contracción o el fortalecimiento muscular”, comenta el Klgo. Roberto Urzúa.

Con una inversión cercana a los 50 millones de pesos en equipos con tecnología de punta, y con capacidad para 32 estudiantes, que ingresan a clases separados en dos grupos de 16 estudiantes cada uno, este laboratorio es más pequeño que los otros tres y está destinado sólo a quienes cursan la asignatura de Fisioterapia, correspondiente al 4° año de la carrera. Al respecto, el Director de la Escuela de Kinesiología afirma que “esta asignatura es netamente práctica y de suma importancia porque, en la actualidad, básicamente el 90% de las prestaciones que realizan los kinesiólogos utiliza la fisioterapia. Por eso, no es de extrañar que nuestros estudiantes se encuentren con estos elementos en aquellos centros donde concurrirán a hacer su internado o, el día de mañana, cuando ya inicien su vida laboral”.

Considerada una de las líneas más antiguas de la Kinesiología, la Fisioterapia forma parte del código sanitario de este profesional, facultándolo para utilizar los agentes físicos como elementos terapéuticos. De allí que, en su enseñanza, no sólo se pongan a disposición de los estudiantes los recursos tecnológicos, sino también la práctica con pacientes. Según el Klgo. Roberto Urzúa, en el caso de la Escuela de Kinesiología UDP, los estudiantes ejercitan entre ellos mismos, situación que variará el próximo año cuando inicien el internado en 5° año. Por eso, en esta etapa previa, es de vital importancia la guía de los profesores de la asignatura, como son el Klgo. Hernán de la Barra y el Klgo. Carlos Alvayay.

A juicio de la máxima autoridad de la Escuela de Kinesiología UDP, todos los factores mencionados confieren a este programa de estudios un valor agregado respecto de la competencia: “En nuestro caso, la diferencia radica en que -con la implementación del Laboratorio de Fisiología- complementamos la infraestructura existente a la fecha con los otros tres laboratorios y consolidamos la infraestructura disponible para el estudio del movimiento humano y de la fisiología del ejercicio. Además, facilitamos el aprendizaje de las diversas técnicas de evaluación y de intervención en kinesiología. Por ende, este laboratorio pasa a formar parte de un pilar importante del quehacer kinésico, entendiendo por tal a la fisioterapia como una terapia esencial en el manejo del dolor y de la inflamación de nuestros pacientes”, concluye.