Voluntariado odontológico en la localidad de Piedra Azul

Hasta la localidad rural de Piedra Azul, cercana a Puerto Montt, se trasladó el contingente de estudiantes y profesores de la Escuela de Odontología UDP, donde permanecerá una semana.

Hace diez años, y motivados fuertemente por el espíritu social, un grupo de estudiantes de la Escuela de Odontología de la Universidad Diego Portales (UDP) dio el primero de varios pasos que los han trasladado hasta diversas localidades del norte y sur de nuestro país. De más está decir que alejadas de las ciudades y donde las necesidades de sus habitantes justificaran el llamado “voluntariado social” que, sistemáticamente, se realiza tanto en verano como en invierno.

Y este año no fue la excepción, ya que el pasado sábado 16 de julio se dio cita -en el Terminal de Buses Santiago- un grupo de 17 estudiantes de 3°, 4° y 5° años de la Escuela de Odontología UDP junto a seis cirujano-dentistas, uno de ellos docente en el mencionado programa de estudios: Dr. Bruno Verdugo (los otros profesores son los doctores Gabriel Moenne, Ignacio Peña, Julio Romero, Mario Villegas y Carlos Walker). Junto con ellos viajaron dos estudiantes de la carrera de Odontología de la Universidad San Sebastián. Destino: la localidad de Piedra Azul, unos 15 kilómetros al este de Puerto Montt, en la Región de los Lagos, donde por primera vez implementarán este operativo de salud bucal.

Según Cristóbal Sepúlveda, organizador del grupo de voluntariado, este año decidieron instalarse en Piedra Azul a instancias de la Municipalidad de Puerto Montt y el Club de Leones de esta ciudad, ya que “ellos nos van diciendo, según sus estadísticas, dónde necesitan más de nuestra ayuda”. Y, al igual que en Lenca o en Las Quemas, existe un apoyo muy importante de estas dos instituciones. Similar a lo realizado en ambas localidades será lo que harán en Piedra Azul, donde la labor preventiva se complementará con tratamientos en las especialidades de rehabilitación oral, periodoncia, endodoncia, cirugías, odontopediatría y hasta urgencias.

Para lograrlo exitosamente, el estudiante de 5° año de la Escuela de Odontología UDP destacó el equipamiento tecnológico que incluye 7 sillones odontológicos y unidades dentales portátiles que, por razones logísticas, mantienen en forma regular en la zona, evitando así su traslado desde Santiago. Además, algunas casas dentales les facilitaron insumos.

“La verdad es que tenemos muchas expectativas, porque ya tenemos un historial en la zona y nos han apoyado harto en difusión”, manifestó Cristóbal Sepúlveda, quien agregó: “Siempre el recibimiento es bueno. Por eso, nos esmeramos en hacer un aporte constante, tratando de disminuir un poco las inequidades, sobre todo en salud oral, y más aún tratándose de personas que viven en sectores rurales”.

En tanto, a juicio del Dr. Bruno Verdugo -quien ha formado parte de estos operativos desde hace diez años- los propios estudiantes también resultan beneficiados con estos trabajos. “Aprenden la cercanía y a conectarse con esa vocación que, hoy por hoy, está un poco manoseada. Como profesores y guías, lo que nosotros tratamos de hacer a través de estos operativos es vincularlos con esa parte que es la vocación”. Por eso, destacó que “lo primero, es una vinculación con la sociedad, en el sentido de entender que nuestra función es un servicio público, lo que van a asimilar desde el comienzo de su carrera. Y, lo segundo, esta es una experiencia global 360, tanto con las personas de la comunidad como con ellos como profesionales”.

Para el Dr. Verdugo, el impacto social del voluntariado –que permanecerá en la zona hasta el domingo 24- tiene un valor innegable: “Somos sumamente apreciados por la comunidad donde, a lo largo de estos diez años, hemos generado fuertes lazos y creo que, si esto se masificara, seríamos un país mucho mejor no sólo en términos de odontología, sino también de médicos, kinesiólogos, tecnólogos médicos, ingenieros, abogados. Pienso que deberíamos hacer más masivo el voluntariado para vincularnos más con la sociedad, ya que en mi opinión siempre estamos en debe al respecto”.

En cuanto a la convocatoria de este año, que atrajo menos estudiantes, el Dr. Verdugo explicó que “siempre en la versión de voluntariado de invierno participan menos en comparación a la de verano por un tema de tiempo, ya que sólo hay una semana de trabajo. Y este año, también, por la contingencia reciente en la UDP”.