Haciéndose cargo de las enfermedades en salud bucal

Caries, gingivitis y periodontitis suelen ser las más recurrentes entre los pacientes, frente a las cuales la Clínica Odontológica UDP cuenta con atención en pregrado y por profesionales.

Prevención y promoción. Dos conceptos claves en nuestro país en lo que a salud bucal se refiere, donde las patologías más recurrentes –según las estadísticas oficiales- corresponden a las caries y a las enfermedades periodontales, como gingivitis y periodontitis, afectando éstas últimas al 98 % de la población adulta. En este contexto, la Clínica Odontológica de la Universidad Diego Portales (UDP), se ha preparado para afrontarlas con un equipamiento con tecnología de punta, y un staff de profesionales y estudiantes de la Escuela de Odontología UDP que brindan atención odontológica.

Porque la sonrisa no sólo persigue un fin estético, sino también funcional y social. “La preocupación de la salud bucal tiene una línea mucho más allá de los dientes propiamente tal, porque afecta la calidad de vida de las personas. A quien no puede sonreír, por ejemplo, le cuesta conseguir trabajo, comer, hablar e incluso estabilizar una relación de pareja. Entonces, es un tema que adquiere relevancia en las distintas etapas de la vida”, afirma la Dra. Geraldine Vives, Directora Técnica de Clínica Odontológica y Coordinadora de Campos Clínicos de la Escuela de Odontología UDP.

Una realidad que Clínica Odontológica UDP hace suya gracias a una infraestructura que considera un edificio de seis pisos con 66 sillones odontológicos distribuidos en 10 salas de atención. También incluye un pabellón quirúrgico y un sistema integrado de imagenología digital. Junto a lo anterior, un completo equipo de profesionales con especialización en su área disciplinar a cargo de estudiantes de 4° y 5° año de la Escuela de Odontología UDP. Estos últimos desarrollan aquí su formación universitaria clínica, para posteriormente realizar su internado asistencial, en 6° año, en los centros odontológicos de atención primaria que la UDP ha establecido en los CESFAM Carol Urzúa y Los Castaños, de Peñalolén y La Florida, respectivamente.

“La Clínica Odontológica busca hacerse cargo de varias de estas situaciones que se generan en la población. Es por eso que damos atención tanto a niños y niñas como a adultos en los distintos requerimientos que tengan desde el punto de vista de la salud bucal. Para ello, contamos con clínicas especializadas para cada caso. Las clínicas de Endodoncia, Adulto y Senescente, Periodoncia y Cirugía Oral -que atienden alumnos de 4° como de 5° año- abarcan toda la gama de acciones de rehabilitación enfocadas a la población adulta.”, comenta la Dra. Geraldine Vives.

“En el caso de los niños –especifica- se le evalúa desde el punto de vista dietético, hábitos y entorno social antes del diagnóstico y de la planificación de su tratamiento. Por esto hacemos rehabilitación, prevención de anomalías dentomaxilares y promoción en salud y prevención específica, con sellantes flúor u otras técnicas”.

Los pacientes pueden acceder a estas prestaciones a través de 3 modalidades de atención diferentes: pregrado, con estudiantes de 4° y 5° años, supervisados por odontólogos especialistas en cada área; postgrado, con cirujano-dentistas que cursan un postítulo en alguna especialidad; y profesional, con un especialista en alguna disciplina clínica. Las diferencias entre estos tres niveles se relacionan con los tiempos de duración del tratamiento y arancel.

Pero hay otros factores que marcan la diferencia, según manifiesta el Dr. Marcelo Navia, Director de la Escuela de Odontología UDP: “La formación del odontólogo de la Universidad Diego Portales se funda en sólidas bases valóricas, éticas y de conocimientos teóricos que los estudiantes después llevan a la atención clínica del paciente. Eso tiene que ver con el desarrollo de habilidades y destrezas, que a partir del 4° año, se concretan con la atención de pacientes en la Clínica Odontológica con la supervisión de profesores que están a cargo de ellos”.

Punto, éste último, al que el Dr. Navia concede una importancia fundamental: “La supervisión se realiza en función de una relación de, al menos, un docente cada siete estudiantes. Por lo tanto, existe tutelaje de todas las acciones que los estudiantes desarrollan en las diversas etapas correspondientes a cada uno de los tratamientos en atención de adultos y niños. Por otro lado, los profesores son especialistas en su área disciplinar de especialidad odontológica y la mayoría tiene formación en el área de la pedagogía universitaria, lo que permite diversificar las estrategias metodológicas y diseñar tanto instrumentos como formas de evaluación -en este caso, en el área clínica- que son pertinentes a la formación y el logro de aprendizaje que queremos lograr en los estudiantes”, enfatiza.