Más profesionales para mejorar el nivel de atención en salud oral de la población

Desde ayer un contingente del Grupo de Voluntariado –el más antiguo de la Escuela de Odontología UDP- permanecerá en la localidad austral de Huelmo, desarrollando acciones en las que, incluso, tomarán parte estudiantes de otras universidades nacionales y hasta internacionales.

Desde hace 6 años consecutivos, el ahora egresado Cristóbal Sepúlveda ha participado como socio activo y líder del Grupo de Voluntariado de la Escuela de Odontología UDP, motivado fuertemente por “el cariño y la vocación por desarrollar acciones sociales, independiente de las dificultades que, en ocasiones, pueden surgir y porque considero que ésta es la odontología real que tantos sectores de nuestro país necesitan, y no sólo la que en los últimos años se ha pregonado a nivel país, donde la mayor importancia se le da a la estética y poco a problemáticas como acceso de la gente a la salud oral”, sostiene.

Por eso, y a diferencia de las versiones anteriores de este mismo voluntariado de verano -o de otros similares, dentro del mencionado programa de estudios de la Facultad de Salud y Odontología UDP-, este año a los estudiantes provenientes de 3° y hasta 6° años se suman profesionales titulados de la UDP y 10 estudiantes de escuelas del ramo de las universidades San Sebastián y Finis Terrae. Éstos últimos, en opinión de Cristóbal Sepúlveda, como consecuencia de “las labores de docencia que algunos de nuestros dentistas ejercen y producto del constante trabajo en las redes sociales, que han podido observar y que los han hecho motivarse con este proyecto”.

Resalta, incluso, un rasgo que tampoco se había dado en trabajos realizados con anterioridad. “Contaremos con la presencia de invitados internaciones que también ha querido aportar y conocer nuestro modelo”, comenta.

Según la organización del Grupo de Voluntariado, en Huelmo -localidad ubicada a 31 kilómetros al sur de Puerto Montt- la idea es superar el equivalente a 71 millones de pesos en atenciones clínicas y  continuar dando la posibilidad a más pacientes de ser tratados con implantes óseo-integrados, al igual como ocurrió en los trabajos de invierno, en Las Quemas, otra localidad rural cercana a la capital de la Décima Región.

“Ha cambiado el panorama con respecto a los voluntarios, ya que, en esta oportunidad, existe una alta masa crítica de profesionales que nos acompañan, quienes permitirán  que los estudiantes de pregrado aprendan la odontología verdaderamente asistencial, sobre todo en el área de prótesis removible, que ha sido una de las falencias que hemos podido evidenciar y que los propios estudiantes que han asistido nos han relatado”, expresa Cristóbal Sepúlveda sobre estos trabajos que comenzaron ayer y se extenderán hasta el viernes 9 de febrero.

A diferencia de otras versiones, este año el Grupo de Voluntariado contó con recursos económicos provenientes sólo de la Ilustre Municipalidad de Puerto Montt y del Club de Leones de la misma comuna, a los que se sumaron aportes en dinero e insumos de ex estudiantes de la Escuela de Odontología UDP, de sus familiares y de privados. Y aunque resulte más complejo coordinar desde afuera, el líder de la agrupación se compromete a seguir participando en el futuro. “Es algo que va más allá del ámbito profesional, puesto que se ha generado un sello de identidad entre quienes participamos activamente en esto, mucho más allá de la atención dental propiamente tal. Existe un grupo que ha ido madurando, en el que se han integrado caras nuevas y con quienes existe un proceso de constante aprendizaje y capacidad de poder ayudar a quienes tienen muy pocas posibilidades de atención”, agrega.

El egresado Cristóbal Sepúlveda, líder del Grupo de Voluntariado Odontológico de la Escuela de Odontología UDP.

El egresado Cristóbal Sepúlveda, líder del Grupo de Voluntariado Odontológico de la Escuela de Odontología UDP.

Voluntarios con una de las pacientes de Las Quemas, cuyo tratamiento culminó en Santiago.

Voluntarios con una de las pacientes de Las Quemas, cuyo tratamiento odontológico culminó en Santiago.